sábado, 24 de septiembre de 2011

¿Por Qué Narrar?





"Lo esencial es invisible a los ojos”
El Principito


El sonido cura. La palabra es sonido. En el arte del decir, las palabras vuelan, traspasan el tiempo y el espacio, y llegan a su lugar, a donde deben llegar, se posiciona, despertando en los que la reciben, sabiduría de la más profunda. Los cuentos despiertan los corazones humanos, los eleva conectándolos con su memoria, con sus ancestros, aquellos que supieron trasladar en sencillas palabras la esencia de las cosas (del saber).

Urge ir a la caza de nuestra tradición oral, la nuestra y la de otros pueblos del mundo, sólo así podremos rescatar nuestras raíces para la construcción de una identidad sólida, y resistir con fuerza a esta sociedad globalizada que anula la singularidad, la identidad, que impone, que transgrede.

Los cuentos y el arte excelso de narrar cuentos nos permiten andar, viajar, despertar, nos permiten ser singulares, descubrir los pequeños grandes secretos que no son revelados así no más, y que los cuentos, con la generosidad que los caracteriza, nos revelan, y así, como un anciano andariego, viaja por el mundo, por altas cimas y oscuras cavernas, por misteriosos bosques y tierras de ensueño, por pueblos, ciudades y naciones, por tierras inhóspitas y espacios insondables, junto al fuego viaja él, para que no olvidemos lo que no hay que olvidar.

María Laura Vélez



No hay comentarios:

Publicar un comentario